Implantes endo-óseos – ¿Por qué es el tipo de implante más utilizado?

Implantes endo-óseos – ¿Por qué es el tipo de implante más utilizado?
5 (100%) 2 votes

Los implantes endo-óseos son los más utilizados dentro del sector. Es un tipo de implante que está fabricado en su totalidad en titanio. Por otro lado, es un elemento que se inserta en los huesos maxilares lo que implica, sin lugar a dudas, una intervención quirúrgica.  Una vez que esta primera fase se ha dado por concluida es el momento de colocar la corona dental para finalizar por completo todo el proceso.

Para más información importante sobre la implantología dental, haz clic aquí.

tipos de implantes endo-oseos

Tipos de implantes endo-óseos

Dentro de este tipo de implantes, tenemos que decir que nos podemos encontrar con varios tipos, los de tornillo, los de tipo cilíndrico y los de láminas. Cada uno de ellos, como vamos a poder ver a continuación, tienen sus propias características.

Implantes de tornillo

Como ya se ha dicho, los implantes endo-óseos con forma de tornillo son los más utilizados en la actualidad. Un implante con la forma clásica de un tornillo compuesto en su totalidad por titanio ya que se ha demostrado que se trata de uno de los materiales biocompatibles más seguros que existen. Además de este aspecto, son otras muchas las ventajas las que nos podemos encontrar dentro de este tipo de implantes.

Es un tipo de implante que se puede colocar en varios dientes consecutivos sin ninguna clase de problema ni de riesgo para el paciente.

Asimismo, debido a la composición propia del titanio, estamos hablando de un implante con una gran resistencia a todo tipo de eventualidades.

Es un implante que tiene un periodo de osteointegración muy reducido por lo que el periodo en el que el paciente padece las consecuencias de la intervención se reduce de manera drástica.

Implantes con forma de cilindro

Como nos podemos imaginar, la principal cualidad de este tipo de implante endo-óseo es que tiene forma de cilindro. Un implante que necesita de intervención quirúrgica para poder colocarse y que se integra con el hueso de tal forma que permite al hueso desarrollarse en su interior. Esto se consigue gracias a unas pequeñas perforaciones que incorpora el propio implante.

Si bien es cierto que es un implante altamente seguro, en este caso, nos encontramos con un hecho clave. No solo no se utiliza mucho sino que, llegado el caso, presenta una serie de desventajas que merece la pena considerar.

La intervención a través de la cual se coloca este tipo de implante es lenta con todo lo que ello conlleva desde el punto de vista del paciente.

El tiempo de recuperación es elevado por lo que siempre hay que planificar un tratamiento para el paciente con el objetivo de mitigar el posible dolor que pueda tener.

Implantes de láminas

Al igual que sucede con los implantes en forma de cilindro, los implantes con forma de láminas no son los más utilizados. La razón, en este caso, no es que conlleven largos procesos de recuperación o que impliquen ciertas dificultades a la hora de llevar a cabo la intervención.

El principal motivo es que este tipo de implantes endo-óseos son ideales para los casos en los que hay que sustituir un incisivo central del maxilar superior. Es aquí cuando la masa ósea es considerable y por lo tanto donde mejor pueden rendir estos implantes. Sin embargo, en el caso de que la pérdida de la pieza dental original sea total, se desaconseja su uso.

Tres tipos de implantes dentro de los implantes endo-óseos que ofrecen al paciente un gran abanico de alternativas. La elección de uno de ellos dependerá, como hemos visto, de la situación concreta y deberá ser el especialista el que la determine si bien es cierto que, cada día más, todos estos procedimientos son enormemente seguros.

En este vídeo podéis apreciar cómo se elaboran los implantes de este tipo:

¿Qué opinas tú?